DIRECTORIO FRANCISCANO
Documentos franciscanos oficiales

ENSANCHA EL ESPACIO DE TU TIENDA
Alocución final del Capítulo general extraordinario (2006)

Fr. José Rodríguez Carballo, Min. Gen. OFM

.

Queridos hermanos Ministros y Custodios: El Señor os dé la paz.

Con el favor del Señor hemos llegado al final de este Capítulo general extraordinario convocado para prepararnos a la celebración, en el 2009, del VIII Centenario de la fundación de nuestra Orden. Un Centenario que queremos vivir, como nos invitaba el Instrumento de trabajo de este Capítulo, "en la acción de gracias y en la alegría".

Acción de gracias porque hace ahora 800 años el Altísimo concedió a Francisco la gracia de comenzar a hacer penitencia (cf. Test 1) y de vivir la "vida del Evangelio de Jesucristo" (1 R pról). Acción de gracias porque el Señor nos ha llamado a cada uno de nosotros a compartir la misma vocación y misión del Poverello.

Alegría porque el Señor ha sido grande con nosotros y nos concede la gracia de poder contemplar y poder narrar una grande historia de amor y de gracia, realizada por el Señor a través de los hermanos y hermanas que nos han precedido. Alegría porque a cada uno de nosotros el Señor nos ofrece hoy la oportunidad de continuar escribiendo, en el momento presente, la misma historia de gracia y de amor, cuyo protagonista es él mismo.

GRACIAS

En este momento deseo, ante todo, dar gracias al Señor por habernos regalado esta ocasión de estar juntos, de reflexionar juntos, de orar juntos y, juntos, celebrar el don de nuestra vocación franciscana. ¡Bendito sea el Señor que nos ha llamado! ¡Bendito sea el Señor que, desde los diversos rincones de la tierra nos ha convocado para este acontecimiento de gracia! ¡Bendito sea el Señor. Grande es su bondad y su misericordia con nosotros!

Gracias también, hermanos capitulares, por vuestro trabajo hecho de escucha, de reflexión, de compartir y de oración. Estoy seguro que todos saldremos de este Capítulo más enriquecidos de cuando hemos venido. Cuando cada uno de nosotros se abre al Espíritu del Señor y su santa operación, cuando cada uno de nosotros comparte con los otros, con familiaridad y libertad, sin prejuicios y sin complejos de tener respuestas a todas las preguntas, cuando cada uno de nosotros se abre a la parte de verdad que el Señor depositó en el corazón del hermano, entonces se da el milagro del recíproco enriquecimiento: uno se enriquece dando, y al mismo tiempo enriquece dándose, y todos se vuelven más conscientes de la necesidad que cada uno de nosotros tiene del otro para ser más nosotros mismos, para ser más Hermanos Menores.

Gracias a cuantos han hecho posible que el Capítulo general extraordinario que hoy concluimos se desarrollase en un clima de gran fraternidad y de intenso trabajo. Gracias al Definitorio general por haber acogido con entusiasmo la idea de celebrarlo y por haberlo preparado con esmero, junto con la comisión "Forma vitae". Gracias a los miembros de la comisión preparatoria, al Secretario y a los miembros de la Secretaría del Capítulo, a los actuarios, a los intérpretes y traductores, a los miembros de la comisión litúrgica, a los miembros de la comisión de comunicaciones y al ecónomo del Capítulo. Gracias a la comisión para el documento final por su trabajo y su buen hacer. Gracias a la Provincia de San Francisco Estigmatizado de Toscana, a la Provincia Seráfica de Umbría y a la Provincia de los SS. Pedro y Pablo de Roma, por habernos acogido en los Santuarios del Alverna, de Asís y del Valle Santo de Rieti y por su generosidad. Gracias a la Provincia de San Carlos, en Lombardía, por habernos ofrecido los materiales de oficina. Gracias, también, al personal de la Domus pacis que nos han hecho sentirnos en casa.

HACIENDO CAMINO JUNTOS

Hemos concluido el Capítulo general extraordinario, "verdadero momento de gracia para favorecer la refundación de la Orden, en vistas a nuevos inicios, a una nueva vida" (Instrumentum Laboris 3). Motivados por el icono de los discípulos de Emaús también nosotros hemos hecho camino juntos. Hemos orado juntos, hemos compartido nuestra fe y nuestra historia vocacional, y, sobre todo, hemos escuchado al Señor a través de su Palabra, y a Francisco, que sigue hablándonos en sus escritos, particularmente en el "texto abierto" de la Regla, y a través de los lugares en los que tomó forma concreta de vida lo que hoy reconocemos y celebramos como "la gracia de los orígenes". También estuvieron presentes en nuestro Capítulo los otros miembros de la Familia Franciscana -particularmente las Hermanas Clarisas, con su oración y sacrificio-, y, gracias a la voz de muchos hermanos, entre nosotros se hizo presente la voz de "los pobres y débiles, los enfermos y leprosos, y los que mendigan a la vera del camino" (1 R 9,2). Y, por supuesto, con nosotros han estado presentes todos los hermanos de nuestras Provincias y Custodias. Nos hemos sentido en plena comunión con la Iglesia local, gracias a la presencia del obispo de Asís, Monseñor Domenico Sorrentino, y con la Iglesia universal, gracias al telegrama y la bendición que el "señor papa", Benedicto XVI, ha tenido a bien enviarnos. A todos los sentimos compañeros de camino y con todos queremos hacer camino.

NUESTRA FORMA DE VIDA

La reflexión capitular se centró en la forma de vida evangélica inspirada por el Altísimo a Francisco. Una forma de vida que cada uno de nosotros ha prometido observar fielmente todos los días de su vida. Una forma de vida que propone el Evangelio como corazón del proyecto franciscano y como regula et vita, "regla y vida" (2 R 1,2) de todos aquellos que, movidos por el espíritu del Señor, se sienten llamados a asumir esta forma de vida, acogen el mensaje de Jesús en su totalidad y desean ardientemente permanecer fieles a las palabras, vida y doctrina y al santo Evangelio de Jesucristo. Una forma de vida que pone en el centro la persona misma de Jesús y que, si es observada fielmente, nos ofrece la posibilidad de compartir su propia vida (cf. 1 R 27; 23). Una forma de vida, en fin, que nos empuja a hacer una profunda experiencia de Dios en el conocimiento y aceptación de uno mismo y en el amor hacia todos.

Frente a esa revelación, la primera respuesta a dar es, en palabras de la hermana Clara, la de conocer nuestra vocación (cf. TestCl 4; 1 Cor 1,26). Sí hermanos, necesitamos hacer memoria constantemente, día a día, de aquel momento de gracia en el cual nos hemos dado cuenta de que el Señor nos amaba con amor de predilección (cf. Mc 10,21), y de cuando, a su invitación a seguirlo, hemos respondido con la generosidad del profeta: Aquí estoy (cf. Is 6,8), te seguiré con todo mi corazón, con toda mi alma, con todas mis fuerzas (cf. Dt 6,4). Grande es el don que hemos recibido del Señor cuando nos llamó a vivir el Evangelio según la forma de vida que nos dejó Francisco, y por el cual estamos obligados mayormente a dar gracias, con la palabra y la vida, al Padre de las misericordias (cf. TestCl 2). Y con el conocimiento de nuestra vocación nos sentimos llamados también a actualizar el propósito de vida que hemos abrazado (cf. 2CtaCl 11), para que, con andar apresurado y con paso ligero (2CtaCl 12), sin dejarnos envolver por tiniebla alguna (3CtaCl 11), podamos avanzar con mayor seguridad en el camino de los mandatos del Señor (2CtaCl 15).

Como primer instrumento para hacer constante memoria de nuestra vocación y actualizar nuestro propósito de vida propongo leer cada día, en actitud de revisión de vida, la fórmula de la profesión, renovándola en nuestro corazón.

Esta actualización ha de hacerse teniendo presente lo que el Espíritu nos dice y pide en estos momentos. El Capítulo que acabamos de celebrar ha sido un tiempo de gracia, un tiempo propicio para la escucha. Durante él, en la escucha atenta de la Palabra y de los hermanos, hemos experimentado, como Francisco, la visita del Señor con la dulzura de su gracia (cf. LM II,1), y a la pregunta Señor, ¿qué quieres que haga?, el Señor no permaneció sordo. Nos habló en la oración silenciosa, nos habló por aquellos que nos iluminaron con sus reflexiones, nos habló en el compartir fraterno.

Personalmente a lo largo de este Capítulo me he sentido muchas veces interpelado y llamado a la conversión, a hacer un camino para pasar de lo bueno a lo mejor, a seguir creciendo en mi entrega al Señor y a los hermanos, para mejor seguir a Cristo. Creo también que el Espíritu nos ha ido indicando algunos aspectos que nos ayudan a clarificar, aún más, nuestra identidad de Hermanos Menores hoy. Sin pretender ser completo, ni mucho menos, al final de este Capítulo deseo compartir con vosotros algunos de estos aspectos que más fuertemente resonaron en el aula capitular y, seguramente, también en nuestros corazones.

PONGÁMONOS EN CAMINO

El Capítulo que hoy clausuramos ha sido una fuerte y apremiante llamada a vivir nuestra vida en profundidad, una llamada a la conversión, a vivir de la fe y desde la fe, a volver al Evangelio, para volver a Cristo, a revivir la experiencia fundacional de nuestra Fraternidad, con el fin de reidentificar y reapropiarnos de la intuición original de Francisco. Ha sido un fuerte aldabonazo a mejorar nuestra comunicación, particularmente a niveles de fe y de vivencia vocacional, a "volvernos" los unos hacia los otros, a derribar barreras y prejuicios, a acogernos desde la escucha recíproca, a superar provincialismos, etnocentrismos, castas y regionalismos, a ensanchar el corazón a la dimensión del mundo. El Capítulo nos ha hecho una llamada urgente a no dejarnos atenazar por la crisis y el miedo, a no encerrarnos en nosotros mismos, a no reducir nuestras presencias al confortable y seguro espacio de nuestros conventos, sino a salir, a des-centrarnos para re-centrarnos, a des-localizarnos para re-localizarnos, a des-arraigarnos y re-implantarnos, a sentirnos itinerantes hacia la liminaridad, la frontera, la periferia, hacia los "claustros olvidados", habitados por los "leprosos" de hoy. En todo momento, nos recuerda el Capítulo, los hermanos hemos de prestar atención a no dar culto a los ídolos del activismo y la eficiencia, para poder mantener el talante profético de nuestra vida. En este contexto el Capítulo nos llama a des-centrarnos de lo urgente para volver a lo esencial y dar calidad evangélica a nuestra vida.

Todo esto, queridos hermanos, tiene mucho que ver con la Formación permanente. En el Capítulo hablamos más de la Formación inicial que de la permanente, pero no podemos olvidar que ésta es prioritaria sobre aquella, por cuanto es necesaria para nutrir la "fidelidad creativa". Tampoco se puede olvidar que la Formación permanente es el "humus" de la Formación inicial, por cuanto ésta consiste en transmitir una forma de vida y no tanto unos conceptos.

Pido pues a todas las Entidades que hagan un Proyecto de formación permanente que abarque todos los aspectos de la vida franciscana: la vocación, la fraternidad/minoridad y la evangelización.

SOMOS UNA FRATERNIDAD

A mi modo de ver, de este Capítulo sale más reforzada la convicción de que somos una Fraternidad. Pienso que el Espíritu en este Capítulo nos ha llamado a todos y en repetidas ocasiones a seguir creciendo en fraternidad, a construir fraternidad, a responder a nuestra vocación de hermanos.

La fraternidad, se repitió muchas veces durante el Capítulo, es uno de los elementos fundantes y esenciales de nuestra vocación y misión. Y así como la fraternidad configuró la vida y la misión de Francisco y de sus primeros compañeros, así también la comunión de vida en fraternidad debe configurar nuestra vida y misión. Ya no podemos hablar de vida franciscana sin vida en fraternidad. Ya no podemos hablar de misión franciscana sin pensarla y vivirla en fraternidad.

Pero el Capítulo, además de ratificar cuanto acabamos de decir, calificó nuestra fraternidad con algunos rasgos que creo importante recordar: fraternidad de creyentes, fraternidad de iguales, fraternidad internacional e intercultural, fraternidad vivida en la complementariedad, fraternidad en diálogo y misión, fraternidad en camino.

Como fraternidad de creyentes, al centro de nuestra vida y misión debe colocarse Cristo, y, como "familia unida en Cristo", la vida fraterna debe ser alimentada y promovida con una profunda vida de fe. Como dije en mi Informe al Capítulo, "el progreso en la vida fraterna en comunidad va de la mano del camino de fe de cada hermano y del camino de fe de la fraternidad". En repetidas ocasiones hemos hablado de la crisis de fe por la que atraviesa la vida religiosa en general y nosotros como parte de ella. Tal vez por ello, la centralidad de la fe en nuestra vida, así como la necesidad de interrogarnos sobre nuestra propia fe, y la necesidad de renovarla y nutrirla constantemente, ha sido un tema central en este Capítulo. Como central ha sido el tema y la práctica de la oración personal y fraterna. Y es que si nuestra vida sólo se puede entender como experiencia de fe, a nadie se le oculta que fe y oración son realidades inseparables. Queridos hermanos: volviendo a vuestras Entidades trasmitid la rica experiencia que hemos vivido en estos días, pero trasmitid, particularmente, esa inquietud que el Espíritu ha depositado en nuestros corazones: la necesidad de crecer en la fe, personal y comunitariamente, y la necesidad y belleza de comunicar y compartir en fraternidad nuestra experiencia de fe. Trasmitid la necesidad de mantenernos siempre en actitud de búsqueda

Para ello considero importante, como mediación, que los proyectos de vida de nuestras fraternidades aseguren los medios y los tiempos para la oración personal y comunitaria, y creen espacios para compartir nuestra fe con los hermanos con los que convivimos en el día a día.

A los hermanos Ministros y Guardianes pido que sean vigilantes, a fin que los hermanos tomen el tiempo necesario para aprender a dar tiempo a Dios (vacare Deo) y para cuidar la calidad de vida.

Es esta una responsabilidad que no podemos delegar o de la cual no podemos abdicar.

A los formadores ruego que desde las primeras etapas de la formación inicial se cuide la calidad de la oración, de tal modo que ésta sea un momento de verdadero encuentro con el Señor.

La vida en fraternidad a la que hemos sido llamados, a ejemplo de la fraternidad vivida por Francisco y sus primeros compañeros, es una fraternidad de iguales, formada por hermanos clérigos y por hermanos laicos, con los mismos derechos y obligaciones (CCGG 3,1; 41). El Capítulo, en diversas ocasiones y a través de voces que nos llegaron de distintas situaciones y "regiones", ha subrayado la importancia de este valor de nuestra forma de vida para poder ser realmente signum fraternitatis, "signo de fraternidad", pidiendo que se haga todo lo posible para que, a todos los efectos, venga reconocida jurídicamente dicha igualdad.

No todo depende de nosotros, pero sí mucho está en nuestras manos, por eso:

Mientras, en estrecha colaboración con los otros hermanos de la Primera Orden, renovaremos la petición a la Santa Sede de que nuestra Orden sea reconocida como "Instituto mixto", según lo que prevé la Exhortación postsinodal "Vita consecrata", hemos de centrar nuestros esfuerzos en dos aspectos: en la formación básica común para clérigos y laicos, teniendo en cuenta las condiciones personales de cada hermano, tal y como está previsto por nuestras Constituciones y nuestra Ratio Formationis, y en la revisión de nuestra pastoral, hasta ahora fundamentalmente clerical, de tal forma que en ella tengan el lugar que les corresponde los hermanos laicos.

En el Capítulo hemos participado hermanos provenientes de casi todos los países, lo que evidencia que somos una fraternidad internacional e intercultural. Esta es una de las grandes riquezas de nuestra Fraternidad que no sólo hemos de custodiar, sino también favorecer y potenciar en todas sus expresiones. Sólo así seremos realmente signos ante un mundo cada vez más dividido.

Para potenciar la vivencia de la fraternidad internacional e intercultural hemos de cultivar y desarrollar el sentido de pertenencia a la Fraternidad universal, superando provincialismos y particularismos. Por otra parte, dado que el sentido de pertenencia a la fraternidad universal y la "superación de barreras" han de considerarse parte integral del crecimiento en fraternidad, es necesario que esta dimensión entre de lleno en la formación inicial y permanente.

Para ello considero importante que se favorezca la erección de casas de formación comunes a varias Provincias, y se intensifiquen sesiones de formación permanente entre varias Entidades, especialmente para guardianes y formadores. También considero importante organizar encuentros de carácter interprovincial o internacionales para nuestros jóvenes hermanos, así como el favorecer el estudio de las lenguas, como medio de comunicación entre hermanos de distintas regiones.

Como he afirmado en mi Informe al Capítulo, nuestra vocación de hermanos hemos de vivirla en la complementariedad. El Capítulo ha reforzado todavía más esta idea. La colaboración con la Familia Franciscana, especialmente a niveles locales, es un imperativo para cada uno de nosotros.

Es, pues, de desear que la celebración del VIII Centenario de la fundación de nuestra Orden y del nacimiento del carisma franciscano favorezca y potencie la colaboración entre todos/as los seguidores/as de Francisco.

En el campo de la colaboración, por mucho que hagamos, siempre nos quedaremos cortos.

Hemos sido llamados para ser enviados. Somos una fraternidad en diálogo/misión. Somos para la misión, somos los "frailes del pueblo". Como hicieron los hermanos a lo largo de estos 800 años de historia, también nosotros hemos de salir, para ir al encuentro de los demás, superando fronteras, de tal forma que el "radicalmente otro" se vuelva el "radicalmente cercano".

Para ello considero fundamental, entre otras actitudes, una formación intelectual sólida que nos permita entablar un diálogo fecundo con la cultura actual y el abrirnos a la misión "ad gentes".

La fraternidad es don, es gracia, decimos siempre y con razón, pero es también tarea. La fraternidad ideal y perfecta no existe. "Nuestro tiempo es de edificación y de construcción continuas" (VFC 26). Nuestra fraternidad es una fraternidad en camino. Somos, por vocación, constructores de fraternidad.

A la luz de la experiencia de los discípulos de Emaús, en cuanto fraternidad en camino, hemos sentido la necesidad de crecer en la comunicación. Una comunicación que nos lleve a dar nombre a lo que estamos viviendo, a hacernos solidarios de la suerte de los demás, a confiar a los otros nuestra pobreza, a narrar la propia vida, la intimidad de nuestro corazón, sin reservas y con total confianza.

Es necesario, es urgente, crear ambientes en nuestras Fraternidades donde sea posible una comunicación más profunda, nacida desde la verdad de nuestro ser, hecha de palabras y de gestos auténticos que vengan del corazón, hecha con un lenguaje renovado desde lo esencial.

Como instrumentos privilegiados para crear entre nosotros una cultura de la comunicación, para crecer en la comunicación y con ella crecer en fraternidad, pido que se preste particular atención a la celebración de los capítulos locales y a otros encuentros, como los Capítulos de las Esteras que el Definitorio sugirió se celebrasen en todas las Entidades como continuación de este Capítulo General Extraordinario, en los que sea posible narrar nuestra propia historia humana y vocacional. El proyecto de vida fraterno debe contemplar estos espacios de comunicación fraterna.

Para crecer en fraternidad es imprescindible una formación humana adecuada. Se hace necesario, por tanto, prestar particular atención a esta dimensión propiciando que en nuestras fraternidades se vivan las virtudes humanas tales como: la familiaridad, la amabilidad, la sinceridad, la confianza mutua, la capacidad de diálogo, el sentido del humor...

Lo dicho anteriormente debe ser motivo de constante evaluación en nuestros encuentros comunitarios.

DE LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS
AL TIEMPO DE LOS SIGNOS

Durante el Capítulo se pidieron en repetidas ocasiones "signos concretos" de nuestro ser Fraternidad universal. En este sentido deseo hacer dos llamadas a todos vosotros, queridos hermanos Ministros y Custodios, y, en vosotros, a todos los hermanos de la Orden. Lo hago en el contexto de la celebración de "La gracia de los orígenes", que encontrará su momento culminante en la celebración del VIII Centenario de la fundación de nuestra Orden.

Siento que es urgente reforzar con personal adecuado nuestros Proyectos misioneros y nuestros Centros de Estudios. Al mismo tiempo siento la urgencia de crear "fraternidades significativas". Para ello necesitamos hermanos. Por otra parte hay Entidades que, a causa de su situación económica, no pueden hacer frente por mucho tiempo a las exigencias del cuidado de los hermanos enfermos, de la formación y de la evangelización. Lo mismo se puede decir de algunas actividades de la Curia General en favor de la cultura en la Orden. Para todo ello son necesarios medios económicos.

Mi petición es ésta: Como signo de solidaridad en estos años en que celebramos "La gracia de los orígenes", cada Provincia ponga a disposición del Ministro General un hermano para los Proyectos misioneros de la Orden, los Centros de estudios y las "fraternidades significativas". Por otra parte, cada Entidad colabore, según sus posibilidades, con el "Fondo de solidaridad" que tiene la Curia general y con el cual socorre las necesidades más urgentes de las Entidades pobres, y los distintos proyectos de la Orden en el ámbito intelectual.

TODO PARA TODOS

Antes de terminar siento el deber de agradecer públicamente al Señor el que me haya llamado a formar parte de esta gran familia de hermanos, y a los hermanos el que, hace tres años, hayáis depositado vuestra confianza en mi persona, llamándome a servir a la Fraternidad universal como Ministro y siervo. Debo confesar que durante este período con mucha frecuencia me he sentido sorprendido por la bondad y la misericordia del Señor y por el afecto que recibo de parte de los hermanos en todo el mundo. Todo esto me obliga no sólo a seguir dando lo mejor de mí mismo al Señor y a los hermanos, sino también a darme totalmente. Soy consciente de que no me pertenezco, por eso hoy reitero mi firme propósito de seguir entregándome totalmente y sin reservas al Señor y a mis hermanos. Pero dado que estoy muy lejos de ello, por mi debilidad y mediocridad, pido perdón al Señor y comprensión a todos vosotros, mis queridos hermanos.

En este contexto siento la necesidad de agradeceros, queridos hermanos Ministros y Custodios, el que durante el Capítulo hayáis sido muchos los que compartisteis conmigo vuestros gozos y vuestras tristezas. Gracias. Me siento muy cercano a vosotros. No estáis solos. El Señor nos acompaña, se hace compañero de viaje y parte para nosotros el pan.

ID HERMANOS CON LA BENDICIÓN DEL SEÑOR

El Capítulo está apunto de concluir. Queridos hermanos Ministros y Custodios:

  • Id y a los hermanos cansados, invitadles a ponerse en camino, mostrándoles, con vuestro paso ligero (cf. Lc 1,39), la belleza de sentirse en camino hacia la meta, recordándoles la necesidad de nutrirse adecuadamente para no desfallecer(cf. 1 R 19,7).

  • Id y a los hermanos tristes, anunciadles el evangelio de la pascua. Que las lágrimas no les impidan ver al resucitado (cf. Jn 20,11ss). Id y a los hermanos que hayan pecado, anunciadles el evangelio de la misericordia.

  • Id y a los hermanos que están mirando hacia tras y tal vez piensan en abandonar, anunciadles el evangelio de la fidelidad de Dios, y llevadles y acompañadles al desierto para que allí puedan escuchar de nuevo la voz del "primer amor" y puedan entregarse a él con el ardor con que lo hicieron en "los días de su juventud" (cf. Os 2,16-17).

  • Id y a las fraternidades divididas, anunciadles el evangelio de la vida fraterna, de la comunión y de la belleza y hermosura que se gusta cuando los hermanos viven unidos.

  • Id y a los hermanos jóvenes, anunciadles el evangelio de la radicalidad evangélica, de la secuela radical de Jesús; y a los hermanos ancianos anunciadles el evangelio de la donación total y sin reservas, el evangelio de la entrega incondicional.

  • Id y a los hermanos, a los muchos hermanos que viven con gozo y radicalidad de vida las exigencias de su vocación, anunciadles que son "amados del Señor" (2 Ts 2,13) y exhortadles a mantenerse firmes siempre, a no desfallecer en su empeño.

  • Id y a los hermanos que encontréis, anunciadles que son agraciados del Dios amor, anunciadles que para Dios nada hay imposible y que por lo tanto también para ellos vale lo dicho por Pablo: "Todo lo puedo en aquel que me conforta".

  • Id y haced de vuestras vidas un anuncio constante de la Buena Noticia que es Jesús. Id y saludad de parte del Ministro y del Definitorio general a todos los hermanos. Id y que el Señor os acompañe siempre y haga fructificar vuestros esfuerzos.

El Capítulo concluye y a la vez sigue abierto, pues toca ahora llevar a los hermanos cuanto aquí hemos vivido y reflexionado. Sed creativos también en buscar los medios para transmitirles esta rica experiencia.

Que el Señor nos dé su fuerza para poner por obra cuanto nos ha inspirado en estos días de gracia. En el Señor Jesús y en el padre San Francisco os abrazo a todos, y, en vosotros, abrazo a todos los hermanos de la Orden.

Santa María de los Ángeles (Asís), 1 de octubre del 2006.

[Acta Ordinis Fratrum Minorum 125 (2006) 458-464]

.